Inicio > Comportamiento Organizacional, Estrategia, Liderazgo, Management > Cómo encontrar el equilibrio en las organizaciones

Cómo encontrar el equilibrio en las organizaciones

Por Óscar Fajardo

Las organizaciones empresariales son extremadamente complejas, sistemas compuestos por personas, tecnología, equipos, socios, etc.

Conseguir un equilibrio entre todas sus partes o subsistemas es fundamental para lograr una empresa sana y sostenible.

¿Cuáles son esos subsistemas fundamentales que componen el sistema empresarial?

Subsistema técnico. Es la parte funcional de la compañía, su marketing, su diseño, su fabricación, su tecnología, su función financiera,….

Subsistema administrativo. Es el ámbito relacionado con los procesos de administración de la empresa (por ejemplo, gestión de facturas, impresos de servicios, intranet para gestionar peticiones internas,…)

Subsistema de dirección. Se refiere al ejercicio de dirigir, de hacer que las cosas se hagan, de las jerarquías, del mando y la forma de ejercerlo,…

Subsistema político. Es el que permite encontrar el equilibrio entre las distintas partes de la organización. Esta relacionado con el equilibrio de poder.

Subsistema cultural. Son los valores, la identidad, la misión y la visión, las normas que prevalecen internamente, el clima,…

Subsistema de relaciones humanas. Aquel que controla las relaciones interpersonales en el interior de la organización.

Cualquier falta de equilibrio entre estos subsistemas provoca disfunciones importantes.

Así, si el subsistema técnico prevalece sobre el resto, tendremos una organización muy eficiente técnicamente, pero seguramente con un alto grado de fricción entre sus partes funcionales con un alto coste en tiempo de llegada al mercado, entre otras consecuencias.

Si es el subsistema administrativo el que reina, habrá un exceso de burocracia y los procesos serán los que dirijan la empresa.

Si lo que manda es lo directivo, aparecerán rigideces y personalismos, y disminuirá el aporte de los equipos y la motivación con una descapitalización del talento.

Cuando es lo político lo que se impone, se produce una pérdida de pulso respecto al mercado y la organización se enfrenta a luchas internas.

Si lo importante es lo cultural, la compañía puede hacerse muy rígida y si es la relación humana lo que se impone, se puede perder de vista la eficiencia técnica.

Así pues la dirección de la empresa debe estar atenta a estos equilibrios para conseguir un funcionamiento adecuado.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: