Inicio > Habilidades directivas, Liderazgo, Management > La importancia de la gestión focalizada

La importancia de la gestión focalizada

por Óscar Fajardo

La sobreabundancia de información y la variabilidad del entorno provocan un alto peligro de no disponer de un foco claro de negocio y generar desorden y dispersión en la organización.

Muchas empresas han sido y son víctimas de este problema, pero esto también afecta a la gestión de áreas, equipos y del propio trabajo personal.

Internamente aparecen en la gestión operativa numerosas interrupciones y temas urgentes que apartan a las personas de lo que realmente es importante y para lo que se les nombró o contrató. Caer preso de esta dinámica provoca un alto grado de estrés y una sensación continua de no estar haciendo lo que se debería, resultando de todo ello un rendimiento inferior.

Precisamente, una de las grandes habilidades de los buenos líderes es la de no desviarse de su foco a pesar de las incontables distracciones que surgen por el camino. Un buen líder solo cambia su foco cuando tras ver las circunstancias, considera necesario un reenfoque.

Claves para no desfocalizarse

• Practicar el autoconocimiento: es importante tener clara la razón por la que una persona está en su puesto, dónde quiere llegar, qué valores y políticas adopta en su vida y las competencias y limitaciones que posee.

• Alto grado de autocontrol: es vital no dejarse llevar por los cantos de sirena o por la recompensa rápida de una acción operativa si no suma para lo que se está focalizado.

• Mejora continua del conocimiento técnico: esta mejora es la que da la seguridad para permanecer en línea con los objetivos marcados.

• Aclarar qué se espera: es básico que el jefe y la organización deje claro que se espera del puesto que se ocupa.

• Saber decir no: las personas focalizadas dicen no y no ofenden.

• Realizar un diagnóstico claro de la situación: no hay posibilidad de focalizarse sin hacer un diagnóstico sencillo y claro de los factores clave de la situación que se vive.

• Fijar un pivote: hay que tener una visión clara de lo que se quiere alcanzar y unos factores clave que se conviertan en el pivote que mantiene la referencia cuando llegan avalanchas de temas que atender de forma urgente. Sirve para discriminar lo que no es importante.

• Marcar políticas claras de actuación y cursos de acción: si no hay políticas claras de actuación definidas y cursos de acción, es imposible mantener el foco.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: