Archivo

Archive for 21 abril 2013

Gestionar el aprendizaje en la organización. Los 4 estados del conocimiento

abril 21, 2013 Deja un comentario

por Óscar Fajardo 

A la hora de gestionar activamente el aprendizaje experto en cualquier área organizativa, es importante detectar en qué estado de conocimiento se encuentra la persona del equipo para poder adecuar las medidas a tomar con el fin de conseguir dicho aprendizaje de manera óptima.

 Los 4 estados del conocimiento

  • Incompetencia inconsciente: en este estadio, la persona es incompetente para realizar su tarea adecuadamente y además no es consciente de ello. No posee los conocimientos ni tampoco la inquietud para adquirirlos. En esta situación, antes de tomar cualquier curso de acción, la medida a adoptar es hacer que esa persona sea consciente de su incompetencia; para ello, debemos mostrarle con hechos que se encuentra en esa fase. Si no lo hacemos, cualquier cosa que hagamos (formación, etc…) no será provechosa.
  • Incompetencia consciente: en esta situación, el individuo ya es consciente de sus limitaciones y está preparado para tomar medidas. Aquí es básico haber detectado bien dónde está esa incompetencia y abordarla de manera inmediata porque, si no se hace, puede generar un alto grado de frustración en el afectado.
  • Competencia consciente: en este momento, ya se han adquirido las competencias necesarias para el correcto desempeño, pero aún no se tiene la soltura suficiente y se requiere mucha práctica. En este punto lo que se necesita es propiciar la práctica, el reto y el acompañamiento. Un estilo directivo es adecuado hasta que comience la siguiente y última fase.
  • Competencia inconsciente: aquí las tareas se realizan de manera óptima de una forma natural y el trabajador no es ni consciente de que está haciendo las cosas a un alto nivel, porque ha interiorizado el conocimiento y lo ha puesto en práctica muchas veces. Aquí se tiene que poner en marcha, de una parte, un estilo directivo de delegación para potenciar las capacidades del miembro del equipo, y de otra, la generación de nuevos retos que vuelvan a iniciar estos estados y así ir enriqueciendo su bagaje y hacerlo cada vez más competente.

Así pues, para realizar una adecuada gestión del aprendizaje en el equipo, es importante hacer primero un diagnóstico del estado de cada uno de los miembros de la organización para posteriormente ajustar adecuadamente las medidas a tomar.

Preguntas clave antes de lanzar una nueva iniciativa empresarial

A la hora de lanzar una nuevo negocio, hay una serie de preguntas clave que  ayudan a refutar o corroborar las asunciones previas que todo emprendedor tiene que hacer, y que le permitirán conocer las posibilidades de éxito de la iniciativa planteada. Estos puntos han sido recogidos del libro de Eric Ries, The Lean Startup:

1) ¿El producto o servicio va a aportar valor a los clientes? Uno de los grandes errores de los emprendedores e intraemprendedores es dar por hecho que aquello que han ideado va a aportar valor al público objetivo y va a ser deseado por ellos. Y para responder a esa pregunta, se pueden plantear las siguientes cuestiones:

-¿Los consumidores han detectado ese problema que tú has detectado y necesitan resolverlo?

-Si existe una solución para ellos, ¿la comprarán?

-Si la quieren comprar, ¿adquirirán tu solución?

-¿Puedes crear esa solución de forma rentable y sostenible?

2) Una vez comprobado que la propuesta es deseada y necesaria, ¿cómo se va  a producir su extensión al resto de consumidores? ¿Va a ser posible comunicar y hacer llegar este producto o servicio a muchos consumidores? En numerosas ocasiones se puede tener una idea muy valorada pero que no puede ser llevada a un gran número de personas por limitaciones distintas (técnicas, de comunicación, etc), lo que supone que nunca podrá ser un negocio rentable.

La base de este proceso es que una vez pensado el negocio y su propuesta de valor, se debe comprobar si esas asunciones son ciertas, y saber si esa solución va a ser extensible a miles de clientes para tener un negocio rentable.

Son dos preguntas muy sencillas, pero que si se plantean a tiempo pueden asegurar el éxito en el negocio.