Inicio > Comportamiento Organizacional, Estrategia, Habilidades directivas, Innovación, Management > La sostenibilidad como guía para la supervivencia de las empresas

La sostenibilidad como guía para la supervivencia de las empresas

por Óscar Fajardo

La alta volatilidad de los mercados, la inestabilidad económica y la aparición constante de cambios tecnológicos muchas veces disruptivos, junto con la cada vez mayor competitividad a nivel mundial y la creciente exigencia de los consumidores que quieren más por menos, está haciendo que la mortandad de las empresas sea más elevada.

Resulta cada vez más difícil conseguir la supervivencia de las compañías en este entorno. Asistimos de forma continua al nacimiento de organizaciones de gran éxito que acaban cayendo al poco tiempo con la misma rapidez con la que subieron. Y no solo eso sino que en los últimos tiempos hemos visto como empresas con una gran historia y repletas de éxitos han tenido que cerrar.

Esto sucede fundamentalmente porque muchos directivos se olvidan que el primer y primordial objetivo de una empresa es la supervivencia, para posteriormente pasar a la consolidación y luego al crecimiento. Aquellas compañías que no tienen esto claro acaban desapareciendo. Muchas han realizado huidas hacia delante aprovechando la buena coyuntura económica de años pasados y se han embarcado en compras y en adquisiciones por encima de sus posibilidades que han lastrado su futuro.

Y es aquí donde aparece la sostenibilidad, que si bien en los últimos tiempos ha tenido una aplicación muy limitada al campo medioambiental, es un concepto que va mucho más allá y que se refiere precisamente a lo que hemos comentado de la supervivencia; aplicar todos los recursos y la sabiduría para hacer de la empresa algo sostenible a largo plazo.

Descubriendo el concepto de sostenibilidad

La sostenibilidad es establecer las medidas necesarias de administración para garantizar que las actividades emprendidas por la organización tengan continuidad a lo largo del tiempo.

Por lo tanto, la sostenibilidad supone una mirada completa y profunda a la totalidad de la empresa y de su entorno que garantice que se toman las medidas suficientes y necesarias para conseguir la supervivencia de la empresa a largo plazo.

La sostenibilidad como guía para la gestión empresarial

Si queremos una empresa duradera, la sostenibilidad debe ser la guía sobre la que construyamos los principales ejes de desarrollo de la organización.

+Misión, visión, cultura e identidad corporativa: si aplicamos aquí la sostenibilidad, esto supondrá desarrollar una misión, visión, cultura e identidad de empresa que vaya más allá de la táctica del corto plazo y que se pueda mantener a lo largo del tiempo más allá del oportunismo del momento.

+Objetivos: aunque nos moveremos en el corto, medio y largo plazo, sobre todo estos dos últimos tienen que estar alineados con la misión, visión, cultura e identidad sostenibles. Numerosas organizaciones han primado el oportunismo en los objetivos a corto plazo y han lastrado la supervivencia de la empresa.

+Estrategias corporativas: tanto las estrategias de cartera de negocios, como las de crecimiento de estos negocios deben ser abordadas desde la perspectiva de la sostenibilidad a largo plazo. Si acometemos estrategias de crecimiento, debemos decidir si va a ser orgánico, externo mediante compras o mediante alianzas y cooperación teniendo como fin último que el resultado sea sostenible.

+Estrategias competitivas: ya sea porque competimos mediante la diferenciación, el enfoque o el liderazgo en costes, estas decisiones deben estar guiadas con la intención de hacer el negocio perdurable en el tiempo.

+Marketing y comercial: esto supone crear productos sostenibles, a precios que garanticen la supervivencia, con una distribución ajustada en costes y una promoción veraz. Lo mismo ocurre con los descuentos comerciales, la dimensión de la red de ventas, la elección de los clientes a atender y la forma en que los atenderemos, el servicio postventa y la atención al cliente, etc.

+Operaciones y logística: tanto las operaciones de compra y aprovisionamiento, como la logística interna y externa deben estar enfocadas a dar un servicio sostenible a largo plazo.

+Sistemas y tecnología: siempre hemos de implementar tecnología y sistemas que permitan que la empresa sea eficaz y eficiente no solo en el corto plazo, sino también en el largo, buscando las soluciones que más sinergias puedan lograr.

+RRHH: es fundamental pensar en las personas como los principales recursos a cuidar y a mantener a largo plazo, por lo que se les debe procurar planes de desarrollo y fomento del liderazgo, formación, gestión del talento y una dirección enfocada en la sostenibilidad del negocio.

+Económico financiero: aquí se trata de gestionar nuestros estados financieros, presupuestos de venta y presupuestos de tesorería de forma que se garantice la supervivencia de la empresa a largo plazo. Tanto los sistemas de control de gestión, la contabilidad, la gestión del riesgo y las inversiones y financiaciones deben garantizar su supervivencia.

+Estilo de dirección/estilo de liderazgo: el liderazgo y la dirección deben estar enfocadas a hacer de la empresa un lugar donde la gente quiera trabajar a largo plazo y no sea un lugar de paso.

+Organización/estructura/procesos: es fundamental dar con un modelo organizativo que permita que la empresa pueda ser viable y sostenible a largo plazo; y lo mismo ocurre con los procesos, que deben estar lo suficientemente optimizados para garantizar la supervivencia.

+Modelos de relación con proveedores/Canal de distribución/clientes/stake y shareholders: es muy importante enfocar las relaciones con estos actores a largo plazo, con la intención de llegar a acuerdos de ganar/ganar que garanticen que cuando vivamos problemas, tengamos el apoyo y la confianza de estos socios.

+Estrategias transversales: debemos cuidar el fomento de la innovación, la calidad y la gestión del conocimiento que son las que muchas veces garantizan la sostenibilidad.

+Medir lo que hacemos con una visión sostenible: es importante que nuestros indicadores no se detengan en el corto plazo y en lo táctico, sino que ofrezcan mediciones de la viabilidad del negocio a largo plazo.

Como vemos, el enfoque de la sostenibilidad de la empresa afecta a las partes nucleares de la organización y supone elevar la mirada más allá del corto plazo y colocar como primer fin que más allá de nuestra carrera en la empresa, esta siga subsistiendo por años.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: