Inicio > Comportamiento Organizacional, Estrategia, Habilidades directivas, Liderazgo, Management > Cómo potenciar el rendimiento laboral y el talento. El método SQPH

Cómo potenciar el rendimiento laboral y el talento. El método SQPH

por Óscar Fajardo

 

La extraordinaria turbulencia que se vive en el entorno de casi todos los sectores provocada por las constantes innovaciones, la creciente competencia y el cada vez mayor poder del consumidor, ha generado una necesidad de mejorar el rendimiento laboral de los trabajadores y de potenciar el talento.

 

Así, frente a otras épocas donde los recursos más tangibles tenían un papel preponderante, ahora son los intangibles relacionados con el conocimiento, las competencias, las actitudes y aptitudes y el compromiso los que pueden marcar el éxito o el fracaso de una compañía.

 

Ante esta situación, muchas organizaciones se preguntan cómo potenciar el rendimiento laboral y el talento. Ante esto existe lo que he venido a denominar el método SQPH que no son mas que las siglas de Saber, Querer, Poder y Hacer.

El método SQPH

 

Este método consiste en reconocer, explotar y extender el desarrollo de las personas en los ámbitos del Saber, Querer, Poder y Hacer.

 

Saber: en este caso, a la dirección le corresponde en primer lugar la tarea de contratar personas que tengan conocimientos válidos y actualizados que aporten valor a la empresa. Una vez contratadas, debe potenciar su constante enriquecimiento mediante una correcta estrategia de formación y gestión del conocimiento.

 

En definitiva, el objetivo en este punto es que todos y cada uno de los empleados posean un saber que aporte valor y que enriquezca sus recursos y habilidades.

 

Querer: en esta dimensión, que parece más difícil de intervenir por la dirección, esta debe intentar que los trabajadores desarrollen una inteligencia emocional que les permita disponer de la suficiente automotivación para hacer lo que le corresponde en el tiempo que les corresponde.

 

Para esta tarea, la organización debe crear una cultura que favorezca un clima de trabajo determinado, un subsistema político que ayude a que las personas dispongan de los medios y un equilibrio organizativo suficiente para que los trabajadores puedan actuar de forma coordinada.

 

Poder: aquí la empresa procurará desarrollar los subsistemas de dirección y de administración, los cuales permitirán a los trabajadores desarrollar todo su potencial, sin encontrar barreras relacionadas con la estructura organizativa, los recursos tangibles o la tecnología.

 

Hacer: por último, la compañía debe incentivar a que las cosas se hagan. De nada sirve trabajar los anteriores ámbitos si luego no hay un impulso para que se desarrollen las iniciativas. Para ello, la dirección debe establecer claramente una dirección por objetivos y un control claro de los resultados para delimitar lo que se debe hacer y el tiempo y la forma en qué hacerse.

 

Aunque este método está desarrollado desde el punto de vista del directivo en su trabajo de gestión de las personas en la organización, también es válido para que las personas gestionen su desarrollo profesional, su talento y su potencial laboral.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: