Inicio > Estrategia, Habilidades directivas, Liderazgo, Management, Recursos Humanos, sin categoría > Dirige tu futuro. Claves para el desarrollo de tu carrera profesional

Dirige tu futuro. Claves para el desarrollo de tu carrera profesional

por Óscar Fajardo

La actual crisis y sus consecuencias en el aumento del desempleo ha provocado que la incertidumbre se adueñe de gran parte de la población activa, en los ya desempleados porque no saben cuándo y dónde encontrarán empleo y en los empleados porque viven constantemente con el temor de que ellos puedan ser los próximos.

A esto se le suma una creciente evolución del mundo de las organizaciones hacia unas estructuras más flexibles y unos sectores más indefinidos que hacen que surjan nuevos perfiles de trabajadores menos especialistas y más centrados en el conocimiento.

Este último hecho provoca que las fuerzas sindicales y protectoras del empleado pierdan cada vez más poder y representatividad y sea el propio individuo el que tenga que defender sus intereses en la empresa.

Ante esta situación, la única solución es ser lo suficientemente valioso, diferente y capacitado como para disponer del poder de negociación individual frente a las compañías.

Esto origina que el individuo en el ámbito laboral tiene que comenzar a verse como su propia empresa, y utilizar para ello sistemas de gestión típicos del mundo empresarial para alcanzar el máximo rendimiento y ser lo suficientemente competitivo.

La consecuencia es que quien tiene un plan de su propia empresa es capaz de descubrir, aprovechar y mejorar las oportunidades que le surgen, convirtiéndose él mismo en su principal recurso para gestionar la actual situación.

El plan de empresa personal

Como hemos señalado, toda persona debiera tener bien claro lo que es en la vida y lo que quiere llegar a ser; sin embargo, este trabajo que requiere reflexión, autoconocimiento y honestidad con uno mismo casi nunca llegamos a hacerlo. Una buena metodología siguiendo un plan de empresa nos puede ayudar.

Para ello, el primer paso es analizar la situación en la que nos encontramos desde el ámbito del macro entorno hasta el micro entorno, pasando por nuestra propia situación personal.

Se trata de averiguar en qué momento económico se encuentra nuestro país, qué valores sociales y culturales predominan, cómo afecta el cambio tecnológico en estos momentos, que decisiones políticas se están tomando que nos afectan, cómo se están comportando nuestros posibles competidores y qué situación tienen aquellas entidades que nos pueden ayudar a proveernos de formación y de recursos, a distribuirlos así como saber cómo están las empresas a las que nos vamos a dirigir y los grupos de interés que nos pueden afectar en nuestra vida.

También debemos conocer muy bien cuáles son nuestras fortalezas y debilidades desde el punto de vista físico, funcional (conocimientos técnicos, experiencia laboral), psicológico (inteligencia emocional, compromiso, etc), sociológico (empatía, inteligencia social, etc), cuáles son nuestros diferenciadores clave, nuestras competencias clave y nuestras ventajas competitivas.

Debemos ser conscientes con nuestra experiencia de cómo pensamos, cómo sentimos y cómo actuamos.

Tenemos que pensar también en cómo nos percibe la gente, cómo queremos que nos perciba, cuál es nuestra oferta, por cuánto la venderíamos, cómo nos hemos vendido hasta ahora y cómo nos hemos promocionado y en qué medios.

Hay que ver cómo gestionamos nuestro tiempo, nuestros conocimientos, cómo los ordenamos y estructuramos así como nuestra necesidades económicas actuales y futuras.

Una vez hecho este análisis, debemos diagnosticar la situación con el clásico DAFO y con un análisis de escenarios para posteriormente fijar los factores clave para competir.

Esto supone que en este punto ya debemos saber lo que somos, lo que podemos llegar a ser y lo que queremos ser, con el fin de priorizar determinadas líneas de desarrollo.

Tras este ejercicio reflexivo, hay que fijar la misión y visión personal y los valores y filosofía de vida. Este es un ejercicio complejo porque supone definir el por qué estoy yo en este mundo y dónde quiero estar en un futuro; y para eso, de qué valores y normas me voy a servir.

A partir de aquí, hay que fijar las líneas estratégicas y los objetivos y políticas estratégicas básicas que deben guiar nuestro plan de acción en el medio plazo.

Esto supone fijar objetivos personales (qué quiero ser en esta vida, desde el punto de vista personal y desde el punto de vista profesional, conciliación, etc), de relación con los demás (cómo quiero relacionarme con el resto de personas, entidades, empresas, compañeros, etc), de formación, de ocio, etc.

A partir de aquí se trata de poner en marcha la estrategia que supone en primer lugar decidir cómo se va a competir con los demás (si adopto un papel de líder, de técnico especialista, de coordinador, de gestor, etc) y en qué ámbito funcional y de negocio quiero competir.

Dicho esto fijaré, entre otras, mis estrategias de:

-Marketing: a quién me tengo que dirigir, con qué posicionamiento, qué voy a vender y cómo, a qué precio, cómo voy a hacer llegar mi oferta de valor al canal y cómo me voy a promocionar

-Comercial: quiénes son mis clientes más relevantes a los que me debo dirigir y qué renuncias estoy dispuesto a hacer para conseguir que compren mi oferta (qué descuentos estaría dispuesto a aceptar y a cambio de qué); qué coberturas comerciales voy a diseñar para llegar mejor a estos clientes, etc

-Logística: cómo voy a organizar mi tiempo y mi stock de conocimientos para ser más eficiente.

-Tecnología: cómo voy a aprovechar las innovaciones tecnológicas (redes sociales, microblogging y blogs, etc) para hacer networking y estar presente en los foros de interés.

-RRHH: analizar cuál sería mi estilo de dirección y relación en la organización, cómo afrontaría las promociones y cómo viviría un proceso de acogida en una empresa, qué formación tengo y qué formación debería tener para alcanzar mis objetivos, mis habilidades directivas, etc.

-Económico-financiero: fijar dónde invierto mi tiempo y la rentabilidad que obtengo de ello, así como saber dónde puedo financiar mi inversión en ese tiempo.

Una vez diseñadas las estrategias, se trata de ponerlas en marcha utilizando técnicas de gestión de proyectos y una vez puestas en marcha, ir midiendo el rendimiento con indicadores de control.

A su vez, debemos haber fijado un plan de gestión de riesgos identificando qué riesgos son los que puedo tener que me impidan la consecución de mi plan y prever acciones correctoras.

Por último, debo generar un plan de salida ya que si lo planificado no funciona como estaba previsto, debemos tener siempre un plan de salida que nos permita buscar por otros ámbitos lo que no hemos conseguido.

Como vemos, la gestión de la carrera personal puede hacerse de forma igual de profesional y reflexionada que la de las empresas, ya que nosotros somos nuestra propia empresa y nos desempeñamos en un mercado con competidores.

Además, es la forma más fácil de apalancar conocimientos, reducir esfuerzos y obtener resultados con la inversión adecuada.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: